Publicado: 5 de Febrero de 2016

Con este nuevo sistema, se amplía la gama de acabados para el sistema SATE, lo cual hace que se adapte a las exigencias estéticas tradicionales como innovadoras, teniendo como principal ventaja novedosa el BAJO MANTENIMIENTO DE LA FACHADA; está compuesto por una capa de material aislante, en este caso placas de EPS estabilizadas, y una capa de regularización especialmente diseñada para garantizar la colocación del aplacado cerámico adherido con el mortero cola adecuado. 

Rehabilitación estética y funcional, aportando impermeabilidad, resistencia mecánica, y mejora del aislamiento térmico de las fachadas en edificios existentes, preparado para la aplicación de revestimientos cerámicos como acabado exterior adaptándose a las exigencias estéticas tradicionales como innovadoras, respondiendo así a los requisitos arquitectónicos actuales. 

Los revestimientos cerámicos a utilizar como acabado del sistema cerámico pueden ser de cerámica tradicional o de espesor delgado (lámina cerámica). El tipo de pieza admisible como revestimiento del sistema debe estar indicada para su aplicación en fachadas, y entre ellas se incluyen las siguientes:

  • Gres porcelánico AIa o BIa.
  • Gres esmaltado de baja absorción de agua y resistente a heladas BIb.
  • Gres extruido de baja absorción de agua AIb

Esta posibilidad de colocar un nuevo acabado al SATE como es la cerámica, es todo una ventaja ya que la cerámica es un material muy versátil que nos ofrece una gama amplia de formatos, colores y acabado. 


En conclusión, se puede decir que se puede conseguir un acabado como el de una fachada ventilada a precio de SATE, mucho más ECONÓMICO.